martes, 1 de noviembre de 2011

Los orígenes según los Ainu (Japón)


Al principio, el mundo era un cenagal. Nada ni nadie podía vivir allí. Pero en los seis cielos que había sobre la tierra y en los seis mundos que existían debajo de ella, vivían dioses, demonios y animales. En los brumosos cielos inferiores vivían los demonios. En la estrella polar y en los cielos intermedios donde se encontraban las nubes vivían los dioses menores. En los cielos superiores vivía Kamui, el dios creador, y sus sirvientes. Su reino estaba rodeado por una muralla de un resistente metal y la única entrada que existían era una gran puerta de hierro. Kamui hizo este mundo como un gran océano que descansaba sobre el espinazo de una enorme trucha. Este pez sorbe el agua del océano y lo escupe de nuevo para crear las mareas, y cuando lo mueve causa terremotos. Un día Kamui miró hacia abajo, hacia este mundo acuático, y decidió crear algo a partir de él, y envió un pájaro para que hiciera este trabajo. Cuando el pobre pájaro llegó y vio el caos en el que todo estaba sumido, al principio no supo qué hacer. Pero, aleteando sobre las aguas y pisando la arena con sus patitas y golpeándola con su cola, el pájaro consiguió al fin crear algunas zonas de tierra seca. Y de este modo emergieron islas que flotaban en este mundo, un mundo flotante. Cuando los animales que vivían arriba en los cielos vieron lo hermoso que era el mundo, pidieron a Kamui que les dejara ir y vivir en él, y Kamui se lo permitió. Pero además, creó muchas otras criaturas, especialmente para el mundo. Las primeras personas, los Ainu, tenían cuerpos de tierra, pelo de hierba y espinas hechas con varas de sauce (por eso, cuando nos hacemos viejos, nuestras espaldas se doblan). Kamui envió a Aioina, el hombre divino, bajar desde el cielo, para enseñar a los Ainu a cazar y cocinar.

1 comentario: